Escoge la música

30 mayo 2016

424.- Calcetines con cinco agujas

Tras un año de pausa que no de inactividad, retomo el blog con una labor, que en los últimos tiempos está tomando cierto auge, y es tejer calcetines.

Hay muchísimos tutoriales en la red, con 5 agujas como los tejía mi madre y mi abuela, con 4 agujas, con agujas circulares, en fin que cada uno puede escoger lo que mejor le venga y comenzar a tejer, unos los empiezan por el elástico, otros por la puntera, para empezar mejor a punto derecho, luego ya se puede comenzar a hacer coletas, calados y verdaderas maravillas.

Mi objetivo era retomar las 5 agujas, comenzar el elástico y luego la pernera a punto jersey, dividir los puntos a la mitad y tejer un trozo del talón, pero, si hay un gran pero,  a la hora de remontar los puntos y comenzar los menguados, la mente me jugó una mala pasada y no recordaba cómo hacerlo, mi madre tenía una explicación típica de madres, vas menguando según vayas viendo, es que depende de los puntos, similar a las recetas de cocina una pizca de esto, un chorro de aquello, vamos que la solución fue el tutorial de Siona.

Y así realicé estos calcetines para las botas de monte con esta lana jaspeada tan bonita, es de Katia la maratón plus cada ovillo son 50 gramos unos 110 metros para tejer con agujas del 4, yo usé las de 3 milímetros, lleva un 75% de acrílico y un 25% de lana.

 



Una vez terminados me lancé a por otros en un rosa fresa ideal; esta  lana es de la marca Cheval blanc modelo Tobiane, color 087 fraise, cada madeja trae 50 gramos que vienen a ser unos 100 metros, la composición 60% de acrílico, 30% de lana y 10% de alpaca, recomienda agujas del  3,5 -4 , yo utilicé del 2,5 para el elástico y del 3 mm para el resto, probé las agujas de bambú y me enamoré de ellas, nada que ver con las de metal, con dos juegos de 5  agujas, empecé un elástico en un juego y otro elástico en el otro, luego una pernera y la otra; así casi sin querer, realicé los dos calcetines a la vez, es estupendo porque muchas tejedoras se quejan del síndrome del calcetín, tejen uno y luego les da pereza hacer el otro.




Espero que os animéis a realizar estas mini labores tan gratificantes, yo aún no puedo creerme que estos calcetines hayan salido de mis manos.

Poco a poco iré poniendo otras labores, porque  estar quieta no es lo mio.
Hasta pronto!


14 mayo 2015

423.- Blog en pausa...

Hace dos meses que no publico nada, las labores están arrinconadas, no estoy depre ni mucho menos, pero estoy metida en tantas cosas a la vez, que no tengo ganas de hacer labores ni manualidades, un par de cosas empezadas pero no me pongo a ello, porque cada vez que lo intento, es como si fuese una obligación, no un pasatiempo, ojeo otros blogs y me encanta ver que siguen publicando y haciendo cosas, pero yo en este momento tengo un proyecto que ocupa mi mente, casi a diario, por lo que voy a poner el blog en pausa, siempre fue un cuaderno donde ir apuntando las labores, manualidades e ideas que realizaba y eso seguirá siendo cuando surja la actividad de nuevo.



Ahora mis pensamientos están en la  reforma de una mini-casa (es muy pequeña) en un pueblo, cocina, baño y dos habitaciones, un proyecto en el que estamos metidos mis padres, mi marido y yo, mis padres me dan plena libertad en cuanto a decoración y mi marido me sirve para confirmar la parte técnica, pues hace muchos años que no estoy cerca de una obra, lo único que hago es pensar como quiero cada habitación, buscar inspiración, revisar materiales de construcción, ojear la biblia (el Neufert), dibujar de nuevo (soy delineante entre otros títulos, sí, somos la generación de los títulos y los trabajos basura), diseñar todo sobre papel de croquis, modificar 10 cm de aquí o 15 cm de allí, dejar los enchufes suficientes "por si", mirar que pinturas, muebles, suelos, electrodomésticos, azulejos, pueden ser los idóneos.  Perder horas y horas en pinterest.

Marear a todo aquel que se me pone a tiro y puedo preguntarle algo.

Quiero que cada cuadro, cada color, cada tela, sea elegido con un porqué, y quiero que esta casa sea un fiel reflejo de los cuatro y una mezcla de nuestras vivencias y experiencias, cosas nuevas, cosas viejas, cosas heredadas (las menos), cuadros pintados por amigas de mi madre, que ya no están con nosotros, objetos sin los que puedes vivir, pero que cuando los miras viene una sonrisa a la cara, porque recuerdas los buenos momentos con esa persona, presente o no en la actualidad, mi deseo es que al final sea una casa de vacaciones y fines de semana muy vivida, un lugar de encuentro con mis familiares y amigos.  

                  El objetivo final es: Una mesa extensible y muchas sillas apilables  y risas!

Para lograr esto se necesita tiempo y si cuento con la vida diaria, hacer compra, trabajar, salir de copas con los amigos, ver a la familia, leer, no queda tiempo para lo demás.

Volveré a escribir...no es una despedida sino un hasta pronto!