Escoge la música

20 octubre 2009

La crisis...

Mi marido no es empresario, es trabajador, sin trabajo en la actualidad al igual que muchos de los trabajadores relacionados con el sector de la construcción.

La revista Interviu publica esta semana un reportaje en el que se explica que los pequeños empresarios de la construcción denuncian que ayuntamientos y comunidades les deben 30.000millones.

Las grandes empresas a veces reciben el dinero de las administraciones públicas pero no pagan a las pequeñas que subcontratan pera realizar los trabajos.

La empresa donde estaba mi marido, tenía trabajo pero no puede realizarlo porque se necesita un justificante de Hacienda de estar al corriente de pago y no lo está, ha perdido precontratos por valor de 700.000 euros porque debia unos 60.000 a Hacienda, a esta empresa de Gijón le deben 410.000 que tienen en pagares, supongo que serán como los del Tio Gilito.

El gobierno se atreve a decirme en la tele que lo peor de la crisis ya ha pasado.

Nuestro presidente del gobierno llegó a decir que los de la construcción podian aprovechar este tiempo para formarse, cuando en enero pregunté en la fundación laboral de la construcción de Asturias, me dijeron que no habia cursos y de todas formas los que le vendrian bien a mi marido son para mandos intermedios sólo para trabajadores en activo.

Ahora parece ser que tienen que hacer un curso específico de prevención de riesgos laborales, que gracia, de que sirven los cursos que hacen de prevención de riesgos cuando comienzan un trabajo?, de que le sirven a mi marido los años que estudió organización empresarial, legislación y seguridad e higiene en el trabajo? o es que no cuenta?
¿quién me lo explica?

Sólo me alegro en estos momentos de no estar trabajando como delineante especialista en edificios y obras, agradezco mi trabajo en otro sector que no tiene nada que ver con todo lo que me apasiona.
Solo dejar un enlace comentando la manifestación de Madrid del 22 de octubre http://www.aepic.org/
Cuando no nos queda nada, al menos tenemos el derecho al pataleo.
Sé que es un blog de labores pero llevo un año en silencio.