Escoge la música

14 mayo 2015

423.- Blog en pausa...

Hace dos meses que no publico nada, las labores están arrinconadas, no estoy depre ni mucho menos, pero estoy metida en tantas cosas a la vez, que no tengo ganas de hacer labores ni manualidades, un par de cosas empezadas pero no me pongo a ello, porque cada vez que lo intento, es como si fuese una obligación, no un pasatiempo, ojeo otros blogs y me encanta ver que siguen publicando y haciendo cosas, pero yo en este momento tengo un proyecto que ocupa mi mente, casi a diario, por lo que voy a poner el blog en pausa, siempre fue un cuaderno donde ir apuntando las labores, manualidades e ideas que realizaba y eso seguirá siendo cuando surja la actividad de nuevo.



Ahora mis pensamientos están en la  reforma de una mini-casa (es muy pequeña) en un pueblo, cocina, baño y dos habitaciones, un proyecto en el que estamos metidos mis padres, mi marido y yo, mis padres me dan plena libertad en cuanto a decoración y mi marido me sirve para confirmar la parte técnica, pues hace muchos años que no estoy cerca de una obra, lo único que hago es pensar como quiero cada habitación, buscar inspiración, revisar materiales de construcción, ojear la biblia (el Neufert), dibujar de nuevo (soy delineante entre otros títulos, sí, somos la generación de los títulos y los trabajos basura), diseñar todo sobre papel de croquis, modificar 10 cm de aquí o 15 cm de allí, dejar los enchufes suficientes "por si", mirar que pinturas, muebles, suelos, electrodomésticos, azulejos, pueden ser los idóneos.  Perder horas y horas en pinterest.

Marear a todo aquel que se me pone a tiro y puedo preguntarle algo.

Quiero que cada cuadro, cada color, cada tela, sea elegido con un porqué, y quiero que esta casa sea un fiel reflejo de los cuatro y una mezcla de nuestras vivencias y experiencias, cosas nuevas, cosas viejas, cosas heredadas (las menos), cuadros pintados por amigas de mi madre, que ya no están con nosotros, objetos sin los que puedes vivir, pero que cuando los miras viene una sonrisa a la cara, porque recuerdas los buenos momentos con esa persona, presente o no en la actualidad, mi deseo es que al final sea una casa de vacaciones y fines de semana muy vivida, un lugar de encuentro con mis familiares y amigos.  

                  El objetivo final es: Una mesa extensible y muchas sillas apilables  y risas!

Para lograr esto se necesita tiempo y si cuento con la vida diaria, hacer compra, trabajar, salir de copas con los amigos, ver a la familia, leer, no queda tiempo para lo demás.

Volveré a escribir...no es una despedida sino un hasta pronto!