Escoge la música

30 mayo 2016

424.- Calcetines con cinco agujas

Tras un año de pausa que no de inactividad, retomo el blog con una labor, que en los últimos tiempos está tomando cierto auge, y es tejer calcetines.

Hay muchísimos tutoriales en la red, con 5 agujas como los tejía mi madre y mi abuela, con 4 agujas, con agujas circulares, en fin que cada uno puede escoger lo que mejor le venga y comenzar a tejer, unos los empiezan por el elástico, otros por la puntera, para empezar mejor a punto derecho, luego ya se puede comenzar a hacer coletas, calados y verdaderas maravillas.

Mi objetivo era retomar las 5 agujas, comenzar el elástico y luego la pernera a punto jersey, dividir los puntos a la mitad y tejer un trozo del talón, pero, si hay un gran pero,  a la hora de remontar los puntos y comenzar los menguados, la mente me jugó una mala pasada y no recordaba cómo hacerlo, mi madre tenía una explicación típica de madres, vas menguando según vayas viendo, es que depende de los puntos, similar a las recetas de cocina una pizca de esto, un chorro de aquello, vamos que la solución fue el tutorial de Siona.

Y así realicé estos calcetines para las botas de monte con esta lana jaspeada tan bonita, es de Katia la maratón plus cada ovillo son 50 gramos unos 110 metros para tejer con agujas del 4, yo usé las de 3 milímetros, lleva un 75% de acrílico y un 25% de lana.

 



Una vez terminados me lancé a por otros en un rosa fresa ideal; esta  lana es de la marca Cheval blanc modelo Tobiane, color 087 fraise, cada madeja trae 50 gramos que vienen a ser unos 100 metros, la composición 60% de acrílico, 30% de lana y 10% de alpaca, recomienda agujas del  3,5 -4 , yo utilicé del 2,5 para el elástico y del 3 mm para el resto, probé las agujas de bambú y me enamoré de ellas, nada que ver con las de metal, con dos juegos de 5  agujas, empecé un elástico en un juego y otro elástico en el otro, luego una pernera y la otra; así casi sin querer, realicé los dos calcetines a la vez, es estupendo porque muchas tejedoras se quejan del síndrome del calcetín, tejen uno y luego les da pereza hacer el otro.




Espero que os animéis a realizar estas mini labores tan gratificantes, yo aún no puedo creerme que estos calcetines hayan salido de mis manos.

Poco a poco iré poniendo otras labores, porque  estar quieta no es lo mio.
Hasta pronto!